Más de 24 mil muertos por el terremoto en Turquía y Siria: buscan sobrevivientes a contrarreloj bajo los escombros

Cientos de miles de personas más se han quedado sin hogar y sin alimentos en unas condiciones invernales desoladoras.

Los equipos de rescate salvaron el viernes a un bebé de 10 días y a su madre, atrapados entre las ruinas de un edificio en Turquía, y  desenterraron a varias personas de otros lugares, mientras el presidente Tayyip Erdogan afirmó que las autoridades deberían haber reaccionado con más rapidez al terremoto de esta semana.

Cuatro días después del terremoto más mortífero en la región en dos décadas, el número de víctimas mortales confirmadas ascendía a más de 24.000 en el sur de Turquía y el noroeste de Siria.

Cientos de miles de personas más se han quedado sin hogar y sin alimentos en unas condiciones invernales desoladoras, y los líderes de ambos países se han enfrentado a preguntas sobre su respuesta.

El presidente sirio, Bashar al-Assad, realizó su primer viaje a las zonas afectadas desde el terremoto, visitando un hospital en Alepo con su esposa Asma, según informaron los medios de comunicación estatales.

Su gobierno también aprobó la entrega de ayuda humanitaria en los frentes de la guerra civil que asola el país desde hace 12 años, una medida que podría acelerar la llegada de ayuda para millones de personas desesperadas.

El Programa Mundial de Alimentos había declarado anteriormente que se estaba quedando sin existencias en el noroeste de Siria, controlado por los rebeldes, ya que el estado de guerra complicaba las labores de ayuda.

El terremoto, que sacudió el país en la madrugada del lunes, es el séptimo desastre natural más mortífero de este siglo, por delante del temblor y tsunami de Japón en 2011 y acercándose a los 31.000 muertos por un sismo en el vecino Irán en 2003.

Erdogan visitó el viernes la provincia turca de Adiyaman, donde reconoció que la respuesta del gobierno no fue todo lo rápida que podría haber sido.

«Aunque ahora mismo tenemos el mayor equipo de búsqueda y rescate del mundo, es una realidad que las labores de búsqueda no son tan rápidas como quisiéramos», declaró. También dijo que se habían producido saqueos de comercios en algunas zonas.

Erdogan se presenta a la reelección en unos comicios previstos para el 14 de mayo y sus oponentes han aprovechado el asunto para atacarle. La catástrofe podría aplazar las elecciones.

Con la ira latente por los retrasos en la entrega de ayuda y la puesta en marcha de las labores de rescate, es probable que la catástrofe influya en las elecciones, si se celebran.

Erdogan, para quien la votación iba a ser su reto más difícil en dos décadas en el poder incluso antes del terremoto, ha hecho un llamamiento a la solidaridad y ha condenado lo que ha descrito como «campañas negativas por interés político». Kemal Kilicdaroglu, jefe del principal partido de la oposición turca, criticó la respuesta del gobierno.

«El terremoto fue enorme, pero lo que fue mucho más grande que el terremoto fue la falta de coordinación, la falta de planificación y la incompetencia», declaró Kilicdaroglu en un comunicado.

El número de víctimas mortales del sismo de magnitud 7,8 y de varias potentes réplicas en ambos países ha superado los más de 17.000 muertos de 1999, cuando un terremoto de potencia similar sacudió el noroeste de Turquía.

El número de muertos en Turquía ascendió a 20.213 el viernes, según informó el ministro de Salud del país. En Siria han muerto más de 3.500 personas. Muchas más personas permanecen bajo los escombros.

Esperanza entre las ruinas

Los equipos de rescate, procedentes de decenas de países, trabajan día y noche entre las ruinas de miles de edificios destruidos para encontrar supervivientes enterrados. A temperaturas bajo cero, pedían silencio a menudo para escuchar cualquier sonido de vida en los destrozados montículos de hormigón.

En el distrito turco de Samandag, los equipos de rescate se agacharon bajo las losas de hormigón y, susurrando «Inshallah» (si Dios quiere), introdujeron cuidadosamente la mano entre los escombros y sacaron a un recién nacido de 10 días.

Yagiz Ulas, con los ojos bien abiertos, fue envuelto en una manta térmica y trasladado a un hospital de campaña. Los trabajadores de emergencia también se llevaron a su madre, aturdida y pálida pero consciente en una camilla, según mostraron las imágenes de vídeo.

En Diyarbakir, al este, Sebahat Varli, de 32 años, y su hijo Serhat fueron rescatados y trasladados al hospital el viernes por la mañana, 100 horas después del sismo. Una madre y sus dos hijas fueron rescatadas de entre los escombros de un bloque de apartamentos en la ciudad de Kahramanmaras el viernes por la noche. La emisora CNN Turk mostró a los equipos de rescate sacando a las tres sucesivamente.

Al otro lado de la frontera, en Siria, los socorristas del grupo Cascos Blancos escarbaron con las manos en el yeso y el cemento hasta alcanzar el pie desnudo de una niña, que aún vestía un pijama rosa, mugriento pero vivo y libre. Pero se desvanecían las esperanzas de encontrar a muchos más con vida.

En la ciudad siria de Jandaris, Naser al-Wakaa sollozaba sentado sobre el montón de escombros y metal retorcido que había sido la casa de su familia, enterrando la cara en la ropa de bebé que había pertenecido a uno de sus hijos. «Bilal, oh Bilal», se lamentaba, gritando el nombre de uno de sus hijos muertos.

El director de la Fundación de Ayuda Humanitaria de Turquía, Bulent Yildirim, viajó a Siria para ver el impacto allí. «Era como si hubieran lanzado un misil sobre cada uno de los edificios», declaró.

Según las autoridades turcas y las Naciones Unidas, unos 24,4 millones de personas se han visto afectadas en Siria y Turquía, en una zona que abarca aproximadamente 450 kilómetros desde Adana, en el oeste, hasta Diyarbakir, en el este. En Siria, hubo muertos hasta el sur de Hama, a 250 kilómetros del epicentro.

Muchas personas se han refugiado en aparcamientos de supermercados, mezquitas, bordes de carreteras o entre las ruinas. Los supervivientes suelen estar desesperados por conseguir comida, agua y calor.

Fuente: NA

Leer también

«Cuánta plata necesitan para que sus diputados levanten la manito»: así será la negociación con los gobernadores

Sin rodeos, un diputado nacional liberal explicitó cómo se llevará adelante el diálogo para tratar …