Dermatitis atópica: el drama de los niños que no pueden dormir a causa de esta enfermedad

“Mi hijo no puede dormir”, es una frase habitual que los dermatólogos pediatras escuchan en sus consultorios, porque esta enfermedad causa picazón constante, lo que altera el descanso nocturno, la capacidad de concentrarse durante el día, la autoestima y todos los órdenes de la vida.

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel que no es contagiosa, pero que genera enrojecimiento, descamación y picazón intensa, lo que lastima e infecta la piel. Ante brotes significativos, a los pacientes les cuesta dormir de noche, concentrarse en la escuela o en el trabajo y elegir una vestimenta que no exponga sus lesiones, pero que tampoco irrite más la piel, entre otros aspectos cotidianos.

El estudio PEDISTAD es una investigación internacional observacional -de la que participa Argentina- que incluyó más de 700 niños con dermatitis atópica moderada o severa de hasta 12 años y los resultados confirman que esta enfermedad tiene una alta carga para los pacientes que la tienen y para sus familias. En particular, el objetivo de esta observación era describir las características clínicas y epidemiológicas y la respuesta a los tratamientos de niños con dermatitis atópica, que -por la severidad de su cuadro- eran candidatos a tratamientos sistémicos, como biológicos o los inmunosupresores clásicos.

Es sumamente importante poder seguir a pacientes en su camino con la enfermedad y medir con parámetros objetivos su calidad de vida y la de su entorno, además de la eficacia y seguridad de los tratamientos. Seguramente, la mayoría de aquellos con dermatitis atópica moderada o severa estén recibiendo algún tratamiento, pero -para que puedan lograr el mejor control posible- es crítico que sea la terapia más adecuada para su grado de severidad”, expresó la Dra. Paula Luna, médica especialista en Dermatología y Dermatología Infantil del Hospital Alemán.

El estudio aporta “evidencia de la vida real”, busca reflejar lo que sucede día a día en los consultorios médicos con sus pacientes. El 27,9% de los niños con dermatitis atópica en Argentina presenta las formas moderada o severa de la enfermedad, pero, tal como sugirió la Dra. Luna, esta investigación “refleja que existe una población pediátrica significativa que no logra un control adecuado de su enfermedad con los tratamientos tópicos estándar, que son cremas y emolientes, y requiere tratamiento sistémico”.

Algunas conclusiones

El póster que se presentó en el reciente Congreso Argentino de Dermatología Pediatra, organizado por la Sociedad Argentina de Pediatría, muestra la comparación entre los resultados de la eficacia y la necesidad de discontinuar los tratamientos sistémicos por toxicidad, entre las distintas alternativas de tratamientos que están aprobadas y disponibles en Argentina.

Se vio que los niños tratados con un biológico lograron una mejoría significativamente mayor en los signos y los síntomas de la dermatitis atópica, con un menor porcentaje de efectos adversos y necesidad de discontinuar la terapia, que aquellos tratados con los inmunosupresores clásicos a 2 años de tratamiento. Además de ser el más eficaz para controlar la enfermedad, es el que sostiene esos beneficios a más largo plazo sin necesidad de interrumpir el tratamiento, en comparación con el resto.

“La confirmación de los beneficios del tratamiento biológico es relevante por la robustez de los datos y porque estos provienen de la vida real, siendo consistentes con lo que vemos en nuestra práctica diaria y con lo que habían arrojado los estudios clínicos. Uno de los hallazgos más importantes de la investigación es la eficacia sostenida en el tiempo y el perfil de seguridad superior en comparación con otros tratamientos, lo que es muy importante para los pacientes y sus familias», aclaró la especialista.

“En los últimos años ha ido creciendo el entendimiento que tenemos sobre esta enfermedad, los mecanismos que intervienen en su desarrollo y las herramientas que van llegando para tratarla. Este póster a partir del PEDISTAD es un aporte de conocimiento útil para nuestra práctica diaria, porque nos permite reconfirmar cuáles son las mejores opciones que tenemos a disposición para ofrecer a los pacientes”, subrayó la Dra. Luna.

El proceso inflamatorio subyacente

El PEDISTAD arrojó que 6 de cada 10 niños (59%) presentaban además comorbilidades asociadas al proceso inflamatorio subyacente de esta enfermedad, conocido como inflamación de tipo 2, fundamentalmente respiratorias (asma o rinosinusitis).

“Identificar que la inflamación de tipo 2 está involucrada en el desarrollo de estas enfermedades nos da la pauta de las decisiones terapéuticas que tenemos que tomar para que el paciente, en aquellos casos que corresponda, logre el mejor control posible del cuadro en forma integral, considerando la dermatitis y el resto de las manifestaciones que presenta”, agregó la Dra. Luna.

Este hallazgo sobre la elevada presencia de comorbilidades refuerza la necesidad de realizar un abordaje multidisciplinario del paciente, junto con especialistas en alergias y neumonología.

Fuente: NA

Leer también

«Cuánta plata necesitan para que sus diputados levanten la manito»: así será la negociación con los gobernadores

Sin rodeos, un diputado nacional liberal explicitó cómo se llevará adelante el diálogo para tratar …